por un crecimiento sostenible, inteligente e integrador

Otro año más, y ya va más de una decena, el Ayuntamiento de Ermua mantiene abierto el fichero de pisos vacíos a disposición de todo aquel que quiera servirse de él. Es un servicio gracias al cual los ermuarras que vayan de vacaciones lo podrán hacer con toda la tranquilidad y sin miedo a que algún imprevisto les agüe las vacaciones. En el caso de que haya alguna incidencia serán los propios municipales quienes se ocupen de subsanarla.

La mecánica de funcionamiento es la misma de siempre. El interesado deberá acudir a las oficinas de la Policía Municipal y allí dar sus datos, los de la vivienda y los de una tercera persona que servirá de contacto, ésta deberá permanecer en el pueblo. Nunca se entregarán las llaves de la vivienda en las dependencias policiales, será esta tercera quién las guardará y a quien acudirán los agentes en caso de necesidad.

Aunque es un servicio que está operativo los 365 días del año, es en este mes de agosto cuando más personas lo usan. Al ser éste el periodo en el que más vecinos dejan sus hogares para trasladarse a su lugar de vacaciones, es ahora cuando se nota un aumento en el número de usuarios respecto al resto del año. Cabe destacar que es totalmente gratuito y que puede inscribirse cualquier persona acudiendo a las oficinas de la guardia urbana o en el teléfono 943176300.

Ya son una veintena los vecinos que han introducido sus datos en la base de datos facilitada por la Policía Municipal. En caso de que ocurra alguna incidencia los agentes locales actuarían según requiriera la situación. Si tratara de una fuga de agua se procedería al corte del agua en la zona afectada o se comunicaría con los bomberos en caso de que hubiera una persona encerrada en la vivienda, por ejemplo. Hay otros casos en lo que, para evitar daños innecesarios, se llamará al propietario de la vivienda para que ponga las llaves a disposición de la policía municipal a través de la tercera persona que se haya introducido en la base de datos. Se acude a esta persona en el caso que se dé alguna incidencia leve como un despertador conectado que molesta a los vecinos o alguna otra emergencia que pueda ser subsanada con rapidez.