por un crecimiento sostenible, inteligente e integrador

La sociedad municipal Tuvisa ha decidido abordar hoy muchos de los temas que se han acumulado sobre su mesa desde la pasada primavera, cuando su consejo se reunió por última vez de manera ordinaria. Esta convocatoria tiene carácter extraordinario y prevé, entre otras iniciativas, dar luz verde al pliego de condiciones para la contratación del servicio de transporte a la carta para los pueblos de Vitoria. Se trata de una prueba piloto dotada con «un máximo de 192.900 euros, IVA no incluido» que durará «hasta agotar el importe», aunque podrá ser cancelada de manera anticipada por este organismo público, según recoge la propuesta a la que ha tenido acceso EL CORREO.

Tuvisa será la gestora de este contrato que busca ahora adjudicatario y cuyo pliego ofrece bastantes pistas del nuevo modelo, que despertó el interés de dos colectivos de taxistas. La idea es agrupar 46 entidades menores en seis rutas -Este, Noroeste, Norte, Oeste, Sur, Sureste y Suroeste- y establecer tres zonas tarifarias. El sistema a demanda funcionaría en todas ellas de lunes a viernes, excepto festivos, con servicios aproximados de 7.15 a 20.30 horas para quienes vayan de Vitoria hacia un pueblo y de 7.30 a 20.45 para el recorrido inverso. El destino será siempre «la parada de transporte público de referencia» aunque se valorará que las propuestas ofrezcan como segundo punto de llegada «el centro de salud».

El servicio será atendido desde una centralita donde se podrán realizar reservas «hasta las 20.00 del día anterior». En caso de que la demanda superara la oferta se programaría un vehículo de mayor capacidad o más de un automóvil. La empresa deberá disponer de, al menos, una decena de unidades y tres de ellas con siete o más plazas. Y los usuarios dispondrán de «bonos a precio medio de dos euros» que se cancelarán en cada trayecto.